Bebé listo para comerse el mundo!

Siempre es importante seguir una buena alimentación por nuestra salud, pero si estas embarazada tienes también que tener muy en cuenta cómo afecta lo que comes al futuro de tu bebé. Una mala nutrición durante el embarazo puede afectar a la formación de algunos órganos del bebé, lo que puede provocar futuros trastornos metabólicos como diabetes o hipertensión. Por otra parte durante la lactancia se producen cambios en el ADN del bebé, los cuales se ven afectados por la alimentación de la madre, la cual es su única sustentadora durante este periodo. Y para ayudar un poco en la elección de qué comer y que no aquí estamos nosotras.

menu-equilibrado-para-embarazadas_articulo_landscape

Recortar en sal y edulcorantes siempre es bueno, y más embarazada. Comer con mucha sal provoca retención de líquidos y aumenta la presión arterial, mientras que la sacarina puede traspasar la placenta y provocar tendencias de obesidad al feto. Es por esto que también debemos recortar en alimentos con mucho azúcar, como los refrescos. Aunque durante el embarazo es indispensable engordar, mejor no atiborrarse de bollería industrial, sino tomar grasas saludables como el aceite de oliva.

No hace falta que digamos los daños y defectos físico y mentales que le causa al feto el alcohol, por eso solo te lo recordamos! Otro tipo de bebidas que se deben evitar son los tés con efectos similares a los medicamentos, los cuales contienen manzanilla o hibiscos. La cafeína es otro componente que traspasa la placenta y afecta directamente al feto, pudiendo ocasionar abortos o partos prematuros. Por lo que no se debe tomar más de una taza de café al día.

Tenemos que tener mucho cuidado con quesos elaborados con leche no pasteurizada (camembert, brie, feta…) y con los fiambres. Estos dos tipos de alimentos pueden contener listeria, una bacteria que solo se elimina por la cocción y puede dañar al bebé. Aparte de la listeria, el jamón serrano y el chorizo pueden tener el parásito de la toxoplasmosis. Es por eso que se recomienda cocinar todos estos tipos de alimentos, para así eliminar los microorganismos.

Aunque los pescados pequeños contienen ácidos grasos omega-3 que impulsa el desarrollo cerebral del bebé, los grandes contienen también altos niveles de mercurio, que afecta al sistema nervioso del feto y a sus pulmones y riñones. Buscad vuestros pescaditos favoritos y comedlos dos veces por semana.

Con estos consejos y un ejercicio moderado durante el embarazo, el bebé llegará al mundo sano y fuerte!

 

Esta entrada fue publicada en salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s